La senadora opositora Jeanine Áñez asume la presidencia de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales

La senadora opositora Jeanine Áñez asumió este martes la presidencia de Bolivia en “sucesión constitucional” del dimitido Evo Morales, pese a las dudas sobre si la Asamblea Legislativa Plurinacional contaba con quórum para instalar la sesión.

“Ante la ausencia definitiva del presidente y vicepresidente, como presidenta de la Cámara de Senadores, asumo de inmediato como presidenta del Estado”, dijo Áñez en una sesión relámpago que duró unos pocos minutos.

Como vicepresidenta segunda del Senado, Áñez consideraba que recaía en ella la responsabilidad de asumir la presidencia por las renuncias de Evo Morales y la cúpula de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

La sesión en que se proclamó Áñez duró apenas unos minutos y fue concluida con de una estruendosa ovación. Se escucharon petardos en varias calles del país, informó el periodista de BBC Mundo, Boris Miranda.

La Constitución de Bolivia establece que en ausencia de presidente y vicepresidente, el siguiente en la línea de sucesión es la presidenta del Senado y luego el presidente de la Cámara de Diputados.

La acción contó con el apoyo tanto del expresidente Carlos Mesa, candidato en las elecciones del pasado 20 de octubre, como Luis Fernando Camacho, líder cívico de Santa Cruz y prominente voz cantante en las protestas.

Morales, por su parte, quien desde que renunció ha denunciado que es víctima de un golpe de Estado, condenó la acción como “el golpe más artero y nefasto de la historia”.

“Una senadora golpista se autoproclama presidenta del Senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo”, escribió en Twitter.

Y es que la ausencia de los parlamentarios del partido de Morales, que contaban en el Legislativo con mayoría de dos tercios, hacía pensar que había quórum y por tanto no podía haber sesión.

Pero Áñez se basó en un pronunciamiento de este mismo martes del Tribunal Constitucional a favor de la “inmediatez” de la sucesión constitucional, sin necesidad de ley ni resolución del Legislativo.

El TC, que justifica su decisión “considerando la grave situación social y política que atraviesa el país” y cita jurisprudencia de 2001, afirma que “el funcionamiento del ejecutivo de forma regular no debe suspenderse”.

Áñez se trasladó de inmediato al Palacio Quemado, que está a unos metros del Legislativo, y entró con una Biblia y entonó el himno nacional.

En sus primeras palabras después de ser posesionada, indicó que llamaría a nuevas elecciones tan pronto sea posible.

Bolivia vive sumida en una profunda crisis política desde las elecciones del pasado 20 de octubre. Las autoridades han reportado al menos siete muertos y cientos de heridos.

Morales, quien llegó a México este martes, renunció el domingo tras la “sugerencia” del alto mando militar y después de las “irregularidades” detectadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en los comicios de octubre.

Más información en breve.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.